Agujas para máquinas de coser

Aunque puedan parecer por su tamaño insignificantes, lo cierto es que las agujas son unas de las piezas más importantes de una máquina de coser y que mejor se deben cuidar. De hecho, a poco que suceda un descuido, pueden provocar muchos desastres como cierres que no encajan o incluso pueden llegar a estropear la máquina, algo que en nuestra tienda de reparación de máquinas de coser sabemos que sucede con cierta frecuencia.

Tipos de agujas de coser

Existen tres tipos de agujas principales. Están las universales que son las más usadas. Se trata de unas agujas que sirven para hacer casi de todo, pero no a la perfección. Su punta es ligeramente redondeada. Las agujas stretch tienen una punta redonda por completo y un ojo especial. Son las que se utilizan para coser telas elásticas.

La aguja quilting es la que se usa para hacer patchwork. Se trata de una aguja algo más fina de lo habitual que está perfectamente afilada con el objetivo de poder atravesar varias capas de telas o para tejidos muy duros como el cuero. Las agujas de punta de bola conocidas también como ballpoint se utilizan especialmente para punto gracias a su punta que se introduce muy bien entre los nudos de este tipo de tejido.

En todos los casos el tamaño de la aguja va a ser el que determine cuál es la tela y el hilo que se tiene que usar. Para saber si la aguja se corresponde con el hilo que se está utilizando, existe un truco que consiste en pasar el hilo por el ojo e inclinarlo. Si este se mantiene bien sin moverse, es el hilo correcto y se podrá coser bien. Si la aguja se desliza entonces es que es demasiado fino.